viernes, febrero 17, 2006

La King Scorpion de Eugeni Tiana

Hace ya un tiempo que tuve la suerte de tropezarme con "el señor Jordi Arandes", que es como se suelen referir a quien se respeta en su Cataluña natal. De ese contacto ya hubo fruto en este blog, en formato de un reportaje donde vimos el estado inicial de su estupenda King de segunda serie. Sé que su motor está hecho y que arranca pronto con el chasis, con lo que seguro que volveremos a verlo pronto por aquí, pero más contento.

Y por si eso fuera poco lujo, también de la mano de Jordi, aparece en mi correo otro enfermo de las King. Catalán como él, y con una moto y una historia de las que merece la pena oir. No sólo por la moto, sino por la pasión con que lo cuenta. No os quedéis sólo en ver las fotos de su presiosa moto, y leed la historia, que os garantizo que merece la pena.

Como dirían en el mundo del espectáculo: "Señoras y señores, con ustedes Eugeni Tiana y su preciosa moto".

(...) A la espera de seguir contactando y comentando, de momento te envío un par de fotos de mi King que, al igual que todas las King que se van recuperando, acumula un montón de anecdotas. Para no extenderme te cuento 2:
1.- Localicé la King en una carpintería de un pueblecito al lado del mar: Estaba cubierta de un precioso manto de serrín que, al retirarlo, dejó al descubierto otro manto, no tan precioso, de óxido ( aprox. 15 años a escasos 50 mts. del mar).
La moto estaba bastante bien pero presentaba 2 problemas: a) El escape, que era de Capra. b) El propietario NO quería ni oir hablar de venderla.


Asi las cosas, me entró una paranoia irrefrenable para conseguirla. Lo primero fue conseguir el escape original ( Autoretro Barcelona). Con el escape original en la mano ( ya estaba dispuesto a comérmelo en el caso, más que probable, de que no me vendieran la moto) me fui a ver al propietario quien insistió ROTUNDAMENTE que NO me iba a vender la Moto.

Abreviando. Meses mas tardé salía de la carpintería con la moto en el remolque. Efectivamente, NO ME LA VENDiÓ !!. Se la cambié por una Vespino GL " pasada" a 65 c.c. Resultó que el dueño solo tenía licencia de ciclomotor con lo cual quedó ENCANTADO por el magnífico busines que había hecho conmigo. Yo, ni te cuento.

2.- Hace 2 o 3 años llevé la King a la Montesada anual que se celebra en Tona. Me apunté a participar en el Motocross. Instantes antes de tomar la salida, estando ya en parrilla, se me acrecó un fulano y me preguntó, en inglés, si iba a tomar la salida con la King. "of course" fue mi respuesta. " Tu sabes la moto que llevas entre manos ?" volvió a preguntar. ( en la parrilla todo eran capras, excepto yo con mi King).



Resultó que el "fulano" era John Haberbosch.

Finalicé la primera manga en 3ª posición !! - Ningún mérito: la mayoría de participantes, enloquecidos durante las primeras vueltas, fueron cayendo uno detrás de otro. La segunda manga entré el último. El resto había aprendido la lección de la primera manga y se lo tomaron con mas calma y yo ..... pues fui a "conservar mecánica".

Acabé la jornada tomando unas cervezas con John, quien estaba particularmente contento porqué aquel "descerebrado" español que se dedicaba a correr Cross con una K.S. había logrado que la King saliera indemne de la prueba.

Caramba, por ser mi intención eviarte "un par de lineas", no está mal el monologo que me he aplicado.

Bueno, pues ahí van las fotos.



Nota: entre otras chapuzas de la moto en su estado original, observa las botellas delanteras: están invertidas !!! Quizá con ello se pretendía acortar la batalla de la moto ...

Actualmente, la moto lleva los amortiguadores que le corresponden y también su manillar original. El motor ya está hecho pero tengo que hacer el resto ( Chasis, radios , llantas, neumáticos, zincados etc ...)


4 comentarios:

  1. Anónimo2:39 p. m.

    Doy fé de la enfermedad del tal Eugeni Tiana, y puedo hablar con propiedad porque me ha infectado.
    Mi vida transcurría tranquila, hasta que me empezó a hablar de su afición, me dejó probar una de sus motos y yó, burro de mí, acepté. Desde aquel maldito día, todo cambio; mi actitud en el trabajo, con mi mujer, con mis hijos; todo quedó supeditado a ells, a las reinas del mundo, las motos clásicas. Al final y con mucho esfuerzo, el martes pasado acudí a mi primera reunión de aficionados a clásicas anónimos y pude empezar mi primera intervención: hola me llamo xx xx (recuerdo que soy anónimo) y soy aficionado a motos clásicas ............. Mis palabras se vieron interrumpidas por la cálida acogida de mis nuevos camaradas y de esa manera comencé a olvidar el día que conocí a ese siniestro personaje.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:38 p. m.

    Bromas aparte (excepto en lo de contagiar la ilusión por restaurar), la historia de la moto es muy bonita y es una buena muestra de las vicisitudes por las que pasan los coleccionistas apasionados, como Eugeni, hasta conseguir una de esas joyas; calificativo que en este caso está plenamente justificado.
    Me felicito que una pieza tan valiosa esté por fin en buenas manos.

    ResponderEliminar
  3. Más de uno se felicita, caballero. Eugeni es de los que de verdad saben valorar una buena moto, y seguro que le durará años.

    ResponderEliminar
  4. Hola Julián,

    Oye como sabes en breve voy a empezar con mi King Scorpion. Y visto que Eugeni Triana consiguió en su día un escape nuevo de King Scorpion me gustaría saber si puedes dejarme su email para que le pregunte a quien se lo compró.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Como diría Juan Ramón Jiménez, mi troll es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos.

Probablemente no tiene huesos y por eso insulta bajo seudónimo. Pero además de cobarde es tan coñazo que he decidido que sólo me moleste a mi. De tal modo que a partir de ahora me quedo con la exclusiva de leer sus bobadas. Disculpadme el resto que os haga pasar por la "moderación" de vuestros comentarios.