sábado, noviembre 26, 2011

Condensador de electrónica en la Cota 348 de José María

Dejábamos el sábado pasado la moto de José María funcionando bastante bien, aunque con problemas de arranque en caliente que me daban la sensación de ser imputables al condensador.

Hablando con Ramón Valls y Óscar Ramírez, que son realmente profesionales de la electrónica (no como el chapucero que escribe estas líneas) me aclaré un poco sobre la cuestión.  Resulta que los condensadores Motoplat suelen tener 0,35 microfaradios, y que hoy día se encuentras de electrónica modernos con valores superiores y a un precio ridículo. Así que me aprovisioné de condensadores acudiendo a Don Electrón y a Telkron, dos sitios clásicos en Madrid ... y en cuanto amaneció el sábado puse proa a la Estepa para meterle mano a la moto de José María.

Mi idea no era sólo emplear material moderno por ser más fiable y económico (cada uno de los condensadores que veis en este comentario no llegan al euro de precio), sino aprovechar también para "sacar" el condensador del sitio donde está originalmente. Pocos lugares en una moto generan más calor y vibraciones que el alojamiento del volante magnético ... que a la larga son las que acaban con el condensador.

El caso es que, entre unas cosas y otras empecé bastante tarde porque el taller había quedado bastante poco ordenado tras el sábado anterior. Pero al cabo de un rato ya tenía el instrumental en la mesa. Como podéis ver en la foto, puse en marcha el estañador, y saqué todo el montón de conectores para tener donde elegir.


Lo primero fue derretir la barra de estaño que había comprado para reponer el nivel en el estañador. Que vino de China por recomendación de La Maneta, y funciona más que correctamente para el precio que tiene.


Una vez estañado el cable, tocaba soldar un primer cable al condensador que íbamos a usar, al que previamente había cortado una de las patillas, que son larguísimas. En este caso, como se puede leer en la foto, se trata de un condensador de 0,47 microfaradios para 630 voltios. Es decir: sobradísimo de prestaciones para el trabajo que se le va a requerir.


Para hacer las cosas bien, después de soldar (la foto deja claro que no me ganaré la vida con ello si no practico mucho) aplicamos macarrón termoretráctil a la unión para aislarla y evitar malos contactos. Y aunque no se vea en la foto, rematé el cable con una terminal de tipo arandela (con 6 mm de diámetro) para ponerlo a masa, aunque crimpada en lugar de soldada.


El alicate pelacable es otra de esas cosas que te hacen la vida sencilla. Me costó tres pesetas en Leroy y resulta mucho más cómodo que la típica tenaza de terminales que usamos todos. En la foto se ven también otros dos condensadores preparados para ser soldados. Ya que estaba con ello, era mejor aprovechar y dejar repuesto preparado. En realidad, si la cosa funciona, las motos que más uso van a sufrir el mismo tratamiento.


Hecho eso, tomé otro cable al que puse una terminal redonda del diámetro del tornillo de corriente de los platinos, y lo saqué hacia la parte trasera del chasis, para subirlo por detrás del filtro de aire hacia la tapa superior de éste, donde hay tres tornillos M6 ideales para tomar masa. En la foto se puede ver el recorrido inicial del cable, con los platinos ya puestos.


Con la masa ya puesta a un tornillo del filtro, lo único que faltaba era poner un conector rápido de tipo bala tanto en el otro extremo del condensador, como en el cable que sube de los platinos para poder conectar y desconectar con comodidad. Y añadir, por supuesto, el detalle manchego de las gomas alrededor del condensador para protegerlo de vibraciones.


Hecho eso, los metí en su emplazamiento definitivo, dentro del tubo superior del chasis. Pocos lugares más y protegidos. Lo que no sé es si muy fresco, que es algo que querría comprobar porque el escape no pasa muy lejos.


La última foto se podría bautizar como "Paisaje después de la batalla". Parece mentira el montón de cosas que llegas a usar cuando te metes en faena.


En fin ... que el resultado es que la moto arranca dando una chispa azul sanísima desde muy pocas vueltas, funciona con una regularidad estupenda y tiene pinta de que ya no tendrá los fallos de arranque en caliente que tenía con el condensador antiguo.

Pero lo mejor de todo no es eso, sino que el día que muera el condensador (que debería estar muy lejano), no habrá que retirar el volante magnético entero para cambiarlo, sino levantar el kit, mover un tornillo M6 y enchufar el nuevo. Excuso deciros lo que puede ser eso en una carrera, donde las probabilidades de un condensador muerto crecen exponencialmente por el stress al que sometemos la mecánica.

Y edito, cinco años después, para añadir que desarrollo un poco más la idea en una entrada de Octubre de 2.016.

14 comentarios:

  1. Hoy volvió a arrancar sin problema. De hecho, sin abrir la gasolina, sino sólo poniendo el aire.

    Adivina cuantas patadas necesitó. :-)

    ResponderEliminar
  2. buen trabajo Julián, tal y como a mi me gusta: soldar con estaño y una funda termoretractil, así evitas problemas de fugas, masas,.... Como el material és económico no está de más llevar uno preparado en la riñonera.. Cuando pueda haré lo mismo en la impala, es decir, cuando me de problemas.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, señor. A la Impala se lo haré también, en cuanto el bueno de Ramón me devuelva el encendido rebobinado a 12V.

    La estoy usando por Madrid alternándola con la BMW y estoy encantado. Lo único que echo en falta es un poco más de luz. Por lo demás, un disfrute; y con los 12 voltios la oscuridad habrá pasado a mejor vida.

    ResponderEliminar
  4. si, ganarás bastante! Yo llevo el encendido a platinos pero a 12 V. Actualmente llevo delante una bombilla semi-halogeno casquillo bosch de 35 watios y alumbra muy bien teniendo en cuenta lo que es la impala! También estoy tentado con el kit de rooster ignitions que comentaste en la maneta. Tiene buena pinta. Ya veremos. De momento lo que no falla no se toca!

    ResponderEliminar
  5. Primer principio de la mecánica: si funciona no lo arregles. ;-)

    ResponderEliminar
  6. Un post MUY útil...Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  7. Tienes que contar cómo funciona eso del solderpot ese...

    Me voy ya mismo a comprar condensadores de esos. Que hay que pedir? Un condensador de lo más gordo que tengan?

    ResponderEliminar
  8. Para la Impala, un condensador de 0,74 microfaradios o 470 nanofaradios, que es exactamente lo pispo. Los que compré aguantan seicientos y pico voltios, pero los hay de más y no pasa nada si te llevas uno de mil.

    El encapsulado externo es lo de menos, pero los hay de varias clases, algunas con un aspecto más fuerte que otras.

    El Solderpot es una historia de las de La Maneta: cacharro barato, especial para torpes. Se enciende, se deja derretir el estaño, y con sumergir el cable, ya lo tienes estañado. Más simple, imposible. Puedes verlo aquí: http://www.youtube.com/watch?v=M02FbfUvg2I&feature=related

    ResponderEliminar
  9. No tengo claro que 0,74 mil veces sea 470, así que los buscaré de 1000 jajajaja

    No me he podido resistir.... Gracias!!! Me pondré a ello

    ResponderEliminar
  10. Estupendo arreglo: seguro, fiable y fácil de reparar.

    Pero si yo levanto el asiento/depósito de mi moto y me encuentro ese engendro azul fabricado en 2011 me da un soponcio... Tengo un fundamentalismo clásico que me lo tengo que tratar de una puñetera vez.

    ResponderEliminar
  11. Me bailó una cifra, pecador. Ir a siete cosas en paralelo es lo que tiene ... :-)

    Decía que 0,47 es como 470 si cambias escala.

    Y, Germán, sigue siendo un condensador. No es meterle un electrónico. Es sólo ganar fiabilidad. A veces los condensadores "clásicos" estallan en mitad de una carrera. Sólo con sacarlo de su (horroroso) sitio, ya ganarías.

    ResponderEliminar
  12. También hay el truco de Esteve, llevar uno preparado para intercalarlo entre el cable que sale del volante antes de entrar en la bobina de alta!

    ResponderEliminar
  13. En realidad, cualquier cosa que haga salir al condensador de donde suele estar, beneficia la fiabilidad. Aunque en el caso de Esteve se trata de un modo sencillo de corregir en ruta un problema que esté dando un condensador defectuoso sin necesidad de abrir para sustituir el condensador que esté muerto.

    ResponderEliminar

Como diría Juan Ramón Jiménez, mi troll es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos.

Probablemente no tiene huesos y por eso insulta bajo seudónimo. Pero además de cobarde es tan coñazo que he decidido que sólo me moleste a mi. De tal modo que a partir de ahora me quedo con la exclusiva de leer sus bobadas. Disculpadme el resto que os haga pasar por la "moderación" de vuestros comentarios.