domingo, marzo 07, 2010

Una Impala que se va y una Cota que viene


Esta mañana me pude escapar un rato al taller para dar los últimos toques a la Impala ... aunque si digo la verdad completa, lo que más me apetecía era ponerle la culata que me habían rebajado en Calvet siguiendo las indicaciones de Esteve. Al final me contuve y antes de ponerla dediqué un rato a arenarla con microesferas de vidrio para dejarla a tono con el resto de la moto.

Tras montarla en el motor, estuve otro rato más para montar en la rueda trasera una corona nueva, un juego de tetones y silentblocks, y un reenvío para el cuentakilómetros. Pero una vez que apreté la última tuerca, me tiré a la Mancha para probar si la receta de Esteve daba resultado o no.

La cuestión es que la moto venía con un piñón de salida de 15 dientes y una corona de 44, cuando debía llevar 14/44. Como además monta un carburador Amal de 25 en lugar del IRZ de 22, y si tenemos en cuenta lo que pesa el piloto, el resultado era que la cuarta velocidad tardabas en meterla y se caía de vueltas con facilidad. Así que hablé con Esteve y me dijo que montar una culata de Sport era una barbaridad sin hacer nada más, y que la mejor alternativa era rebajar una culata de Turismo en 1,5 mm.

El resultado es muy satisfactorio: las marchas estiran algo más, la cuarta velocidad la aguanta mucho mejor, y el motor no suena más forzado ni ha perdido bajos. Eso sí, me falta por hacer alguna prueba complementaria con la carburación porque cuando he visto la bujía sale un poco más negra de lo que esperaba, pese al día tan frío que tenía hoy en la Mancha. Creo que habrá que reducir un poco el chiclé de alta o bajar la aguja un punto.

Ahora sólo queda traerla a Madrid y empezar a usarla a diario. Con un poco de suerte, el freno de doble leva que le he encargado a John para ella habrá llegado antes y me la podré traer completamente terminada.

Lo que es curioso es que la casualidad ha hecho que la salida de la Impala coincidirá con la llegada de una nueva inquilina en busca de cuidados: una preciosa Cota 49 que me ha regalado un buen amigo y que tiene el tamaño perfecto para que mi hija Cecilia cambie su Cota 25 por una moto ideal para su tamaño. Habrá que reparar rápido, que los niños crecen a toda velocidad.

8 comentarios:

  1. A ver si el próximo fin de semana podemos hacer el switch ahora que ya está lista. Esa 49 pinta muy bien,preciosa como cota que es. Yo era experto en limpiar el chiclé a ese carburador. Era lo único que aprendí a hacer. Como ahora también sé pulir, ya sabes, me lo pido.

    ResponderEliminar
  2. Hola King, el hecho de rebajar la culata en 1,5mm te ha variado la carburación? Estoy pensando en hacer lo mismo a la culata de mi 4M pero por ahora no me apetece liarme más que ya tengo bastante con el carenado que estoy preparando

    ResponderEliminar
  3. A ver cómo nos organizamos, VTT, que mi santa se va a Roma.

    ResponderEliminar
  4. Sobre la carburación, la respuesta es no, pero provisionalmente. Ten en cuenta que no usé la moto antes de restaurarla, con lo cual no sé cómo iba antes. Mi impresión es de que iba (y sigue yendo) gorda.

    La idea es que si llevas un Amal 25 debería ir bien con estos ajustes:

    Bajos ........ 25
    Principal ....125/130
    Emulsor ..... 105
    Campana ... nº 3
    Aguja........ U (en 2ª posición).

    Ten en cuenta que monto escape Sport Rally, que deja el motor algo más libre.

    ResponderEliminar
  5. Hola Julian,

    No te ofendas por lo que te voy a preguntar por favor. ¿Restauras como hobby o también profesionalmente? Por cierto, ¡enhorabuena por la Impala! Está de envidia, supongo que dará pena cuando se va una moto que has arreglado tu. ¿No?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¿Por qué me iba a ofender, hombre?

    No restauro más que mis motos y las de mis amigos. Ni haré nunca una moto profesionalmente, porque perdería mi hobby y se convertiría en otra cosa.

    En el caso de esta entrada el "se va" se refiere a que deja el taller. Pero para irse a mi casa a Madrid.

    :-)

    ResponderEliminar
  7. Querido Julian,

    La Cota 49, que ahora arreglas, me la regalo mi padre cuando tenia 10-11 años, la usamos mis hermanos y yo cuando íbamos a Extremadura tratando de seguirle por el campo en su Bultaco Alpina, si, esa que un día compraré de nuevo si tu me ayudas. Dejamos de usar la Cota por qué un día "se rompio" y como solemos hacer los niños con los juguetes rotos, la dejamos abandonada sin misericordia. Ahora, y con más mierda que el palo de un gallinero:-)) (como sabes es donde estaba) se que "no se rompio" , solo se le incrusto no se que en no se donde pero que tiene arreglo:-)). Me hace muy feliz saber que una parte importante de mis recuerdos se encuentra entre tus manos y que cuando vuelva andar formara parte de los recuerdos de Ceci.
    Desde luego, aunque no te dediques profesionalmente a esto:-)), es maravilloso leer y ver con el mimo con el que tratas estos maravillosos cacharros que guardan tantas y tan maravillosas aventuras.
    Un fuerte abrazo y ya nos seguirás contando como va la reparación, me muero por verla terminada!!.
    Miguel

    ResponderEliminar
  8. Espero que te guste, Miguel. La idea es NO restaurar, sino intentar dejarla lo más posible "como era".

    Limpia, funcionando, con dos toques de pintura y alguna cosilla más, pero tal como estaba en tu casa.

    A ver si somos capaces.

    ResponderEliminar

Como diría Juan Ramón Jiménez, mi troll es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos.

Probablemente no tiene huesos y por eso insulta bajo seudónimo. Pero además de cobarde es tan coñazo que he decidido que sólo me moleste a mi. De tal modo que a partir de ahora me quedo con la exclusiva de leer sus bobadas. Disculpadme el resto que os haga pasar por la "moderación" de vuestros comentarios.