domingo, junio 24, 2007

Enredando con la 330

Mientras recojo el chasis de la 247 de Utillmoto, donde el bueno de Juan Carlos anda recortando los horrorosos protectores de cárter que le habían puesto en USA y pintándola como Dios Manda, llegó por fin una 330 procedente de Italia. La gestión (y el precio) se la debo de nuevo a mi buen amigo Ramón Valls, que me puso en contacto con el vendedor e hizo de traductor, porque el vendedor no habla más que italiano.

El caso es que me he hecho con una de las primeras 61M que salieron de las cadenas de Montesa. De las primeras diez, para ser concretos. Y en un estado más que razonable. La moto llegó con faro, piloto, bocina, cuentakilómetros ... todo excepto la dichosa tapa del filtro de aire que no hay modo de localizar en este modelo.

En este momento estoy pendiente de respuesta de Jorge Galán, a ver si puede encargarse de refabricarla copiando la de la moto de VTT-348T. Ojalá haya suerte.

Una vez quitados los aditamentos eléctricos, y con un poco de limpieza, la moto se ve así:

Monta unos amortiguadores Marzocchi que tienen toda la pinta de estar hechos para este modelo. Cosa que no digo por decir, sino por dos razones: la primera, porque he visto por la red alguna 330 "italiana" con los mismos amortiguadores, y la segunda, porque tengo otra pareja que vinieron montados en una Ossa, y los de la Montesa están adaptados con piezas "de fábrica". Da la sensación de que los montara el importador italiano.

El caso es que tras ponerle unos platinos y un condensador, arrancó perfectamente. Y con un sonido de motor muy sano. Tanto es así que el domingo por la mañana me puse el casco y las botas y la saqué para probarla a fondo.

Y la prueba fue determinante: le fallaba el mismo retén de cigüeñal que tanta lata me dio este año con la 349. ¿Síntomas? ... pues los mismos. La moto fue fantástica hasta que se calentó, pero a partir de ahí empezó a humear tremendamente y a no ir redonda. Para más comprobación, en cuanto llegué a casa y vacié el cárter de embrague, la cantidad de aceite era ridícula. En la foto de arriba la podéis ver "desnuda" a la espera de que me haga con un extractor para el volante de inercia.

La primera impresión con la moto es de que hay mucho salto con relación a la 349. Hay mil detalles por todos lados: la horquilla con un solo retén que no lleva anillo fijador, el embrague que se puede coger con un sólo dedo, el arranque que te permite hacerlo con una marcha engranada, todo muestra que esta moto no es una 349 desinflada, sino algo completamente diferente.

Espero que la disfrutemos mucho.

2 comentarios:

  1. Regalo Cota 49 en estado lamentable, es decir, llena de cagadas de gallina, pero con todo en su sitio. La moto tiene cerca de 30 años. Solo tienes que venirte a por ella a Extremadura e invitarte a un Jamón de Montanchez, Torta del Casar y Ancas de Rana en el Figón de Cáceres:-)))

    ResponderEliminar
  2. Sobre mi conciencia que la tengo. :-)

    Pero ya he hecho lo primero que había que hacer, que es abrir carpeta en el servidor, y buscar documentación.

    Lo de irse a recogerla a ver si lo concretamos, que vienen semanas complicadas.

    Abrazos!

    ResponderEliminar

Como diría Juan Ramón Jiménez, mi troll es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos.

Probablemente no tiene huesos y por eso insulta bajo seudónimo. Pero además de cobarde es tan coñazo que he decidido que sólo me moleste a mi. De tal modo que a partir de ahora me quedo con la exclusiva de leer sus bobadas. Disculpadme el resto que os haga pasar por la "moderación" de vuestros comentarios.