domingo, marzo 17, 2013

Aprendiendo, que es gerundio

Ayer fue un día inolvidable.

Hacía tiempo que Ramón y yo habíamos quedado con Pim Terricabras y Miquel Cirera en probar con ellos la versión trial del encendido RM Lightning, pero entre unas cosas y otras no fue sencillo encontrar un fin de semana que nos cuadrase a los cuatro. Finalmente todo encajó para el sábado 16 de Marzo, con la suerte adicional de que ellos corrían al día siguiente una prueba del campeonato catalán de clásicas.

El caso es que tocó madrugar para coger un avión a las 8 de la mañana y estar en El Prat a las 9:30 en que me recogió Ramón para irnos juntos al pueblo de la montaña donde Miquel tiene su cuartel general. Un sitio maravilloso en que se puede trabajar en paz, con unas zonas increíbles a la espalda de la casa, y con todo lo necesario para compartir una mañana de pruebas que nos dieran información concluyente del rendimiento del invento.

Ya estábamos contentos con lo que nos comentó Javier Cruz tras su carrera del fin de semana anterior, pero contar con Miquel era un lujo completo. Pocas personas hay con un conocimiento como el suyo, y menos aún con su experiencia y sensibilidad como piloto de pruebas. He tenido la suerte de ver trabajar a Miquel antes y me consta su extremada profesionalidad y el rigor que pone en todo lo que hace. Pensar que todo eso iba a estar a nuestra disposición era soñar con peces de colores.

El caso es que allí nos plantamos Ramón y yo, para encontrarnos que tanto Pim como Miquel habían hecho los deberes y tenían las motos en su correspondiente banco, con los volantes fuera y listas para ponerles sus encendidos. Y no sé con qué criterio nos pusimos a trabajar en parejas: Ramón se dedicó a la Cota 330 de Pim (que tenía algún problema previo arrastrado desde Santigosa) y yo me puse con Miquel y su 247.


La verdad es que el taller estaba perfectamente equipado, lo que siempre contribuye a hacerlo todo más sencillo. Y en no demasiado tiempo teníamos puesto el encendido en la moto de Miquel. Ahí llegó la pregunta más temida, que era ... "¿y qué ajustes hacemos en la carburación?" Para responder a eso no tenía mucha más referencia que mis pruebas rápidas con la 247 de mi hijo ... que dista mucho de estar tan bien mecánicamente como la moto de Miquel. Menos mal que Javier Cruz me había dado alguna indicación complementaria. De modo que le propuse a Miquel cambiar el chiclé 40 de baja por un 35 y el 150 de alta que montaba (un 160 en la serie) por un 120. Y arrancamos la moto.

Calamos el encendido a 3,5 mm del PMS (¡los ajustes de una Impala Sport en una trialera!) y tras arrancarla Miquel sin ninguna dificultad me tocó darle las dos primeras vueltas para calentarla mientras él se ponía la ropa de trial. Mientras tanto, Ramón y Pim habían localizado la avería de la 330 y la tenían en marcha. Así que nos fuimos al campo a comenzar con las pruebas dinámicas. Las siguientes fotos y el vídeo dan fe de cómo de en serio se emplearon ambos pilotos con las dos motos:




video

No nos llevamos ni siquiera un destornillador para ajustar la carburación, que resultó ir perfecta con los ajustes que le propuse. Hicimos una primera tanda de pruebas y Miquel nos comenta que le impresiona la suavidad y la consistencia en bajas de la moto, pero que no le importaría cambiar el ajuste por uno un poco más agresivo. Así que vuelta al taller. Volante fuera y plato girado un poco más a la izquierda. No puedo decir exactamente cuánto porque esta vez no pusimos el comparador, pero calculo que el ajuste quedó en no menos de 4,5 mm antes de PMS. Que es de locos para una moto con avance fijo, pero no para un electrónico con avance variable como el nuestro.

Con ese ajuste nos volvimos a la acción. Y a Miquel le gustó tanto que lo dejó tal cual para la carrera del día siguiente. Pero ésa será otra historia, y con comentario personal de los pilotos.



El caso es que tanto Miquel, como Pim, como el propio Pep Sala -que también estuvo probando las motos- quedaron encantados con el resultado. Casi tanto como Ramón y yo, porque un espaldarazo así es una satisfacción enorme.


En la foto, de izquierda a derecha Ramón, Pep, Miquel, un servidor de ustedes y Pim, dejando constancia de un día muy especial en la corta historia de RM Lightning. Ojalá volvamos a coincidir pronto.

Seguiremos aprendiendo.




6 comentarios:

  1. Una pena no haber estado allí. Habría sido magnífico compartir una jornada con esos monstruos.

    El encendido RM Lightning tiene duende, ese del que tanto habla Toño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo hubieras disfrutado, camarada.

      El encendido tiene chispa. Y duende. Y un huevo de años de profesionalidad de Ramón detrás. Poco mejores podían ser los ingredientes.

      Eliminar
  2. ¡Fantástica entrada! Debe ser un auténtico lujo poder "trabajar" con esos dos monstruos del mundo Montesa.
    Una pregunta: Cuando hablas de los avances que calasteis primero a 3,5 mm antes del PMS y después a requerimiento de Miquel, lo dejasteis a más o menos 4,5 mm antes del PMS, ¿te refieres al máximo o al mínimo dentro del rango variable del sistema?
    Supongo que será el máximo adelanto al que regula el sistema precisamente a altas revoluciones, ya que si no podría arrancarte el motor al revés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nacho. Efectivamente, es un lujazo pasarte una mañana con estos dos caballeros. Y la lástima es que me fui sin botas ni casco. La próxima vez habrá que arreglar eso.

      El encendido RM Lightning se cala siempre al máximo avance que deseas tener, pero cuando arrancas y el CDI detecta una velocidad de giro inferior en el motor, aplica el avance correspondiente al arranque, que es mínimo para evitar retrocesos y tener una suavidad absoluta ... y a partir de ése momento empieza a aplicar una curva con un par de codos en su diseño, que lleva el motor hasta los "cuatro y pico" de Miquel. Si escuchas aquel motor subiendo de vueltas, te hubiera dado un vuelco el corazón.

      Eliminar
  3. Qué lujazo de prueba !...Encendido con Chispa, duende y un futuro lleno de triunfos, seguro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento, dos de dos (triunfos).

      Pinta bien, la verdad. Y lo mejor es lo contenta que está la gente una vez que lo prueba. Hoy, precisamente, lo ha probado un buen amigo en una Impala de Trial que se va a los Scottish este año, y su definición es que la moto "va más llena". Que en una 175 no es poco.

      Eliminar

Como diría Juan Ramón Jiménez, mi troll es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos.

Probablemente no tiene huesos y por eso insulta bajo seudónimo. Pero además de cobarde es tan coñazo que he decidido que sólo me moleste a mi. De tal modo que a partir de ahora me quedo con la exclusiva de leer sus bobadas. Disculpadme el resto que os haga pasar por la "moderación" de vuestros comentarios.