domingo, marzo 23, 2008

La siguiente generación

Esta Semana Santa hemos podido dedicar algún tiempo a las motos entre todos. A decir verdad, lo único que hubiera faltado (o casi) era que mi mujer se hubiera decidido a probar una trialera. Pero supongo que bastantes emociones fuertes tuvo como para pedirle más que la paciencia que nos ha echado a todos.

Porque nos guste o no, no todas las madres son capaces de ver con tranquilidad a una hija pequeña subida en su propia moto y circulando completamente a su aire.


video

El casco que lleva es para que me peguen, pero el NZI de niño pequeño que heredó de su hermana mayor no le cabe hace tiempo, y a estas edades crecen todas las semanas. Así que se tendrá que esperar a que su cabeza se estabilice. Al menos, por fuera.

El otro vídeo familiar, corresponde a mi hijo Julián , al que se quedó exactamente ésta cara cuando se vio capaz de arrancar por sí mismo una moto grande. Concretamente, una Cota 247 Mk IV.

video

La verdad completa es que le instalamos un descompresor a la moto para que pudiera vencer la resistencia inicial del pedal. Pero el mérito de verdad es del chaval, que le cogió el punto muy rápido al invento. Y menos mal, porque me va a suponer un descanso cuando salgamos juntos al campo, que ha habido días de esta Semana Santa en que puedo haber arrancado una moto varias decenas de veces. Hasta tres motos para una sola pierna en un mismo día. Que no es poca cosa cuando la pierna tiene 44 años.

Aunque supongo que no será el único recuerdo que conserve de las vacaciones más trialeras de su vida, porque también anduvo haciendo cosas como la de abajo con la Cota 330 de su padre. Y aunque dos segundos después de la instantánea estaba en el suelo, se levantaba con cara de felicidad ... supongo que él mismo sabe que con 12 años es complicado salir de ahí porque los brazos no ayudan. Pero la posición era la correcta. :-)



Ahora que no me oye, no sé si yo me habría tirado a ese hoyo con una "tres y medio" a su edad.
También con la misma moto se animó su hermana Myriam, como puede verse en la foto, aunque como buena mujer, aprovechando para ponerse ropa prestada. En este caso, mangándole el casco y las botas Mototécnica clásicas a su padre.



En fin ... que aquella mañana no me quedó más remedio que dar un poco de mal ejemplo y aunque fuera sin casco ni botas, animarme a quitarles la moto un rato.


Como decía mi abuelo al brindar: "siempre así, y mejor lo que Dios quiera".





14 comentarios:

  1. No te imaginas que satisfacción da ver esas fotos y leer esos comentarios. Además, cuando sean mayores, se acordarán de cada uno de estos instantes y de cada "consejo motociclista" , como nos ocurre a nosotros con los que nos hicieron nuestros padres...

    Enhorabuena, un abrazo muy fuerte para los tres, y la bienvenida a los dos nuevos trialeros!

    ResponderEliminar
  2. Amigo,
    Inmejorable "vuelta a la vida" de tu blog.
    Un lujazo ver cómo os lo pasáis en familia. Eso es aprovechar unas vaaciones...
    Mis felicitaciones a la prole. Apuntan maneras... ;-)
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Pues un millón de gracias a los dos, amigos. Es un privilegio tener tanta buena gente cerca y poderla disfrutar.

    Y por malo que sea uno, se pasa bomba poniendo a los niños a "hacer slalom" como si fuera un cursillo del mismísimo Mick. No lo cuento en el texto, pero el primer día que puse a Julián a hacerlo con la 330, la pequeña agarró su bicicleta, y allí mismo se puso a girar como una loca detrás de su hermano.

    Lo que no tiene tan buena pinta es lo de mi mujer con la Cota 200 me temo. Pero al menos conseguimos que hiciera fotos sin morirse del susto al ver a los niños caerse unas pocas de veces de una moto grande.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:54 a. m.

    Pues felicidades por las incorporaciones anunciadas al mundo de la roña en las uñas.

    Esa 25 estaba pidiendo a gritos una pilota, y tu hijo necesita una 172 como el comer.

    Cuando se te acabe la paciencia les doy un par de clases (ya sabes que soy especialista en "lo que no hay que hacer")

    Las montoneras de casa estan deseosas de que tus chicos tracen por ellas

    AC

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué suerte la tuya de haber tenido una Semana Santa montesera y trialera en familia! ¿Que puedo hacer para meterle el gusanillo trialero a los míos? Ya me contarás el secreto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Por partes ...

    Querido anónimo: estoy de acuerdo, pero una 172 no es tan fácil de encontrar en condiciones, y no sé si colaría fácilmente habiendo ya una 200 sin uso en casa. Pero apunto lo de las montoneras.

    Y para Nacho: el truco para engancharlos me lo enseñó Anónimo precisamente. Se trata de que se diviertan con la moto. Nada más (y nada menos). Que no sea una obligación, sino un juego divertido. Y compartirlo con ellos disfrutando a tope.

    ResponderEliminar
  7. Como ya adelanté en su momento, no se le va a dar nada mal a Tron. Tiene valor de sobra y además controla. Como bien escribes, hay que echarle un par para tirarse por ese precipicio (es lo que me hubiera parecido a mí con esa edad y encima con una moto "gorda". Yo fui con una Scorpion 50R hasta los 14).

    Reciba usted mi enhorabuena por esa familia y por esas motos (por ese orden, claro está).

    Si la envidia fuera tiña, ahora sería una Sherpa.

    ResponderEliminar
  8. Me temo "de que" la cagaste, Burt Lancaster. El comentario de una que yo me sé (14 años por más señas) ha sido: "¡Ah, así que VTT pasa de mí por completo!"

    Tu verás como lo arreglas, que es tan bruja como su madre, mismamente.

    ResponderEliminar
  9. Qué envidia sana das, cabronazo. Vaya semana santa!!!
    Con 12 fue cuando yo aprendí a montar y lo hice en la sherpa que llevo ahora. No me extrañaría que tu hio con 42 esté brincando por las piedras con esa misma 330. Yo se lo deseo porque a mi es una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida.
    Un abrazo y a seguir disfrutando!!!

    ResponderEliminar
  10. Nada me daría más alegría, Togno. Porque me temo que los 42 de mi hijo coincidirán con mis 74, y no estoy seguro de que ande todavía arrancando la 330.

    Ya sabes ... hay que ponerle una Chispa a Mateo, ¡¡YA!!

    ResponderEliminar
  11. Nada más lejos de mi intención que "pasar" de vos, Myriam. Es que el post se refería especialmente a Julián jr. y tal...y tal... (no sé cómo salir de esta).

    En fin, Myriam, perdona el lapsus.

    Quiero que sepas que la 330 te queda infinitamente mejor que al gualtrapa de VTT y el porte y estilo que muestras sobre ella es incomparalemente más digno que el del susodicho.

    Mi más sentidas disculpas.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo10:46 a. m.

    Infinita la capacidad del hombre (varón)para meterse en jardines.


    Solo te queda una solución, don José Maria. Este domingo en casa le das una lección magistral a ver si asi dehaces el entuerto

    AC

    ResponderEliminar
  13. Anónimo10:34 a. m.

    Ayer pude constatar que hay cantera.

    Julian jr apunta buenas maneras y superó con creces la prueba que supone para quien nunca ha pillado una moderna enfrentarse sin calentamiento al caracter pepinator de una sherco 125 ppracing

    Myriam no se queda atrás, sorprendiendo sobre todo la calma que refleja encima de la moto.

    Una pena no ver a Ceci con la clipic, pero hay que entender que es dificil hacer que una niña en compañia de las mias cambie un montón de tierra donde rebozarse por una moto.

    La próxima en la sierra ¿ok?

    AC

    ResponderEliminar
  14. Mola eso de que las nuevas generaciones sigan con nuestra pasión...

    Enhorabuena y a seguir así...

    ResponderEliminar

Como diría Juan Ramón Jiménez, mi troll es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos.

Probablemente no tiene huesos y por eso insulta bajo seudónimo. Pero además de cobarde es tan coñazo que he decidido que sólo me moleste a mi. De tal modo que a partir de ahora me quedo con la exclusiva de leer sus bobadas. Disculpadme el resto que os haga pasar por la "moderación" de vuestros comentarios.