domingo, noviembre 04, 2007

Trial en Collado Mediano - Dos pilotos y una 349

video

Primer vídeo de carrera que cuelgo en el blog, cortesía de Chema Carrión, que siempre está pendiente de todo. Chema es el tipo de persona que, aunque la conozcas, no deja de sorprenderte en cuanto al grado de "vivir para los demás" que aplica como conducta. Y hoy además de no correr, se ha pasado el día cámara en mano para que los demás tuviéramos aún un mejor recuerdo de un fantástico día de trial.

En consecuencia, todo lo que no sea empezar con el mayor de los agradecimientos para los amigos de Trialmadrid que se dieron la paliza, sería una absoluta injusticia. Y a riesgo de olvidarme de alguno, sé que Chema y Pedropedales se quedaron hoy en tierra organizándolo todo, y que previamente se habían dado una paliza de marcar zonas juanto a Carlos Zorzo, Togno y José Luís Quer. El resultado creo que ha merecido la pena. Han vuelto a sacar el máximo partido del mínimo espacio en que puede hacerse un trial. No están todos en la foto, pero ...



¡¡Gracias, amigos!!

Y dejado resuelto lo que es de justicia, paso a "lo mío", que queda divinamente resumido por el vídeo en que aterrizo y me calzo un 5 como una casa ... donde previamente había hecho otro 5 por un despiste en la trazada, y un 3 antes en la misma salida. Pero lo peor no es eso ... lo peor es que en el cursillo de Mick hice varias veces esa misma salida sin ningún problema. Patético.

Pero no todo el trial fue así, conste. Aunque si intento hacer un resumen escrito de lo sucedido hoy en Collado desde la óptica de mi moto, creo que acabo hablando del Transtorno Bipolar, que se me ocurre que pueda ser lo más parecido al desarrollo de la mañana. La pobre de la Cota debe estar aun preguntándose cual de los dos pilotos que la llevaron hoy es el que la conducirá en la última carrera del campeonato.

Y palabra de honor que aún no lo sé. Pero eso lo cuento luego, que hay cosas más interesantes.

La primera, tal vez sea que hoy Alfonso Sánchez-Eguíbar estrenaba en carrera la James que le ha estado haciendo Mick Andrews desde hace tiempo. Igual puedo poner fotos con la moto, porque creo que Chema tomó alguna esta mañana, pero de momento hay que conformarse con estas dos:


En la primera, la moto vista en general. Parecidísima a la que Mick usó en Robregordo y el cursillo del motoclub. Pero la que tiene mérito es la segunda ... porque la cara de Alfonso no puede estar más tranquila mientras charla con José María Domínguez, explicándole que ha untado el cárter en una piedra y se ha tenido que retirar porque la moto se estaba quedando sin aceite. Todo un ejemplo más de cómo se deben tomar las carreras; ser capaz de estar así de tranquilo después de un episodio como el que había vivido explica a la perfección el carácter de Alfonso ... y los kilómetros de trial que tiene en el cuerpo.

Curiosamente, también Togno ha tenido esta mañana un toque fuerte con una piedra en el cárter de embrague de su Sherpa, aunque ha podido terminar la carrera con una reparación de emergencia hecha a base de silicona.

Fin del primer brochazo de la carrera, y vamos con el segundo.

Hoy volvía a competición el bueno de Lallorea (dice que en la vida real se llama Juan Ciordia, pero no estaría yo muy seguro de que tenga otra vida aparte de las Bultaco). Se ha pegado unas buenas palizas de entrenar durante estos meses, y hoy ha conseguido tres cosas importantes: no matarse, acabar el trial, y sacar su primer cero. Y eso que la moto no le responde todavía como debería ir una Sherpa. Se ha ganado una foto, en consecuencia. Aquí va con su casco azul charlando con Manolo Fernández Palencia, bultaquista y amigo.


Pero es que hoy ha sido un día especial también para otro amiguete que se estrenaba "entre cintas", tras un bautismo de fuego como "turista" en Robregordo. Hablo de Nacho247, que con una 349/4 parecida a la mía, le ha echado un valor y un pundonor espectaculares, y ha dado sus tres vueltas sin renunciar a una sola zona. Increíble lo suyo porque su moto va sin volante de inercia y es como un cohete cuando le abres el gas. Aparte, claro está, de que no aguanta en baja lo que aguantan las nuestras. Cuando este hombre tenga la moto en condiciones, va a dar muchísima guerra, seguro. Vale la pena ver su cara de felicidad al salir de la mesa de control.


Un placer compartir la carrera contigo, Nacho. Y que sean muchas más. Aunque no lo has visto todo todavía ... te falta ver en acción a la más consolidada de las parejas de hecho en este deporte, que es el matrimonio Quer-Corsino. Acuérdate de lo que te digo. En este trial no estuvo Pepe, y se notó.

Y cierro crónica retomando la idea del principio.

Hoy he vuelto a hacer el recorrido entero con el que se está convirtiendo en mi media naranja trialera, que es José María Domínguez Vila. Que no sólo monta en moto mucho mejor que yo, sino que hoy me ha demostrado de nuevo que estos cacharros no se conducen sólo con los brazos, sino sobre todo con la cabeza. Como otras veces, hemos ido bastante parejos hasta mitad de carrera, pero un cinco tonto por mi parte en la segunda vuelta al encarar la dichosa zona 7 (en una sola zona un tercio del total de puntos en carrera, manda carallo) me ha descentrado por completo. Una lástima, porque de las ocho zonas de hoy, cinco o seis (no estoy seguro al 100%) han salido a cero. Y aunque esté feo que lo diga, alguna de ellas incluso con ceros bonitos.

Pero en cuanto pierdes concentración tiras la carrera.

Que tampoco es importante en nuestro caso, porque se trata de pasar un buen rato y eso lo hemos conseguido de largo. Pero que fastidia porque vuelves a casa sin saber muy bien con cual de las dos versiones deberías quedarte. No tienes nada claro si eres el idiota que hace 13 puntos en una zona sin historia, o el piloto que va siendo capaz de tener algún momento de lucidez más largo que hace unos meses.

En fin ... que queda ahora por ver a qué van a saberme las agujetas del lunes, y qué pasará cuando arreglemos la moto de José María, que tampoco iba fina. Pero como decían en "Lo que el viento se llevó", eso ya lo pensaré mañana.

9 comentarios:

  1. Como pareja de hecho (sin registrar aún) y testigo directo de todo lo relatado, he de decir que es una excelente crónica. Una vez adquirida la técnica básica, la cabeza es responsable de, por lo menos, 2/3 del resultado obtenido en un trial. La suerte también influye lo suyo. Por ejemplo, en la p.. zona 7 (3ª vuelta), la pérdida de tracción de la rueda trasera ha sido consecuencia de la falta de confianza y el que el pie izquierdo pierda agarre y la moto vaya el suelo es mala suerte. El aspecto físico también tiene que ver pero cuanto mejor monta uno menos se cansa.

    En todo caso, un gran día el de hoy . Magnífica compañía, cuatro horas de moto y una lección aprendida. ¿Alguien o algo da más?.

    El día que pases esta transición no te voy a poder seguir.

    ResponderEliminar
  2. No tengo nada claro que quiera pasarla, José María. Disfruto mucho en este nivel, me queda mucho por aprender hasta estar entre los que lo hacen bien, y creo que tardaré en plantearme otro tipo de historias.

    Y la bofetada de la 7 es consecuencia de ir en tercera. Que hay que ser inútil para no saber ni en qué marcha andas. Por eso no pude hacerme con la moto en el repecho y me caí.

    :-)

    ResponderEliminar
  3. pere-shepa11:27 a. m.

    Julian, para que te hagas una idea
    sobre tu posible bipolaridad:

    Hace poco un veterano trialero me
    vio hacer una terrible "cagada" y
    poco despues un cero de antologia,
    su comentario fue:
    "Tu problema es que no te crees el
    trial que ere capaz de hacer"

    Y creo que lleva algo de razon.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que lo mejor de esa frase, Pere, es que puede aplicarse a muchos de nosotros, con independencia del nivel en que corremos.

    Es de las de apuntar y recordar, caballero. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Este tipo de rampas tienen bastante "mala baba", el pasado domingo en Venturada hicieron de las suyas, unas con el batir de las ruedas se convirtieron en subidas imposibles en las que remabas mas que en el retiro, otras en cambio se compactaban y al final eran mas faciles. Y lo de la tercera, si le retuerces la oreja a la 349 vaya que si la subes,aunque luego la salida sería otro cantar.
    Esas rampas son traicioneras, es mas, la tierra es como montar en mojado y en la sierra no predominan ninguno de estos terrenos, por lo que estamos vendidos.
    En fin Julian, que ni tercera, segunda ni primera, cuestión de entrar con inercia y evitar en gancharse.

    ResponderEliminar
  6. Si miras bien el vídeo, Pedro, parte del tema también puede ser el rebote de la rueda trasera.

    Pero sigue siendo un poco igual. Esa subida fue parte de una zona en el cursillo de Mick, y no la vi complicada entonces. Incluso conseguí hacerla en primera y segunda, mientras que ayer me costó 13 puntos.

    Aunque está claro que hay que practicarla más ... :-)

    ResponderEliminar
  7. Lo de ir en una marcha distinta a la que crees llevar nos ha pasado a muchos y cosas peores también. Imagina esta escena: Cabrianes, con público, y tú preparado para afrontar la primera zona. Te dan paso, pones primera y cuando llevas media zona sin poner un solo pie, la moto se viene abajo y en tu cabeza aparece un enorme grifo de gasolina con la llave cerrada. Pues eso le pasó a servidor. Desde entonces no cierro el grifo cuando voy a mirar la zona no sea que se me olvide abrirlo. Jamás me volverá a pasar (con permiso del Sr. Alzheimer) y lo mismo te pasará a ti con las marchas. Nunca lo había contado por vergüenza torera.

    La transición se pasa quieras o no. Sin saber cómo, a base de montar vas mejorando y disfrutando más encima de la moto. Lo importante es que no cambies la forma de afrontar todo esto. El día que te importe que te piquen algún pie de más o que dejes de divertirte, entonces todo esto habrá dejado de ser especial. Yo disfruto más comprobando cómo es imposible hacer más o menos puntos que tú (pájaras aparte) que compitiendo en serio.

    Y ya que va de frases, te recuerdo una de las dos que me dedicó Mick hace tiempo: "Recuerda que haces cosas que la mayoría de la gente no sabe hacer" (la otra era: "no le digas a nadie que te he dado clases, porque me hundes", por cierto, esta también me la podrías decir tú)

    ResponderEliminar
  8. Buenísimo el reportaje y los comentarios.
    Yo os puedo contar que en mis propias carnes he vivido tanto lo del trastorno bipolar como lo del "idiota" del grifo o de la 3ª puesta.
    Lo del trastorno bipolar incluso lo he vivido este domingo en Collado cuando en la zona 4 he hecho un 5 antológico con salida por las orejas al más puro estilo "cowboy gilipollas", que además casi me cuesta el trial y que me ha costado un buen disgusto al agujerear la tapa del embrague de mi querida sherpa. Menos mal que no es la original sino una exacta pero que compré luego porque en su día mi hermano y yo la debimos tirar a la basura al encontrar una tapa más moderna en una Gold Medal quemada que encontramos.
    Respecto a lo del grifo yo hace mucho que no lo cierro, pero al principio lo cerraba. Y ¿por qué cambié? jejejejeje.
    Lo de las marchas. Cada vez que voy a entrar en una zona le doy a la palanca hacia abajo entre 20 y 30 veces. Y ¿por qué? jejejejeje.
    He llegado a entrar en una zona en punto muerto, no es que se haya salido la marcha, eso es imposible en una sherpa, no como en las cotas que se salen tolrato. No mi problema fue que entré en punto muerto porque la entrada era bajada. Imaginate la risa al enderezarse el terreno ya dentro de la zona y hacer PPPAAAAAUUUUUUMMMMMMMMMMMM!!!!!!!!!..... pie!!!!, jajajajajaja. Cómo nos lo pasamos.

    ResponderEliminar
  9. Por partes ...

    Si hay que pasar la transición, la pasaremos, apañero. Mientras sea en buena compañía no puede ser demasiado malo.

    Y lo de esa entrada cuesta abajo, Togno ... debió ser de las de "que no me estén grabando, por Dios". Es curioso la sensación que tenemos con el ridículo, cuando la mayor parte de las veces es sólo cosa de "nosotros mismos con nuestro mecanismo".

    Lo que sí está claro es que este bendito deporte tiene ángulos para dar y tomar. Ojalá termine de liar a mi hijo para que se apunte.

    :-)

    ResponderEliminar

Como diría Juan Ramón Jiménez, mi troll es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos.

Probablemente no tiene huesos y por eso insulta bajo seudónimo. Pero además de cobarde es tan coñazo que he decidido que sólo me moleste a mi. De tal modo que a partir de ahora me quedo con la exclusiva de leer sus bobadas. Disculpadme el resto que os haga pasar por la "moderación" de vuestros comentarios.