domingo, enero 27, 2008

Cabanillas 2008: femenino, singular. El trial del coche escoba.

Empezar esta crónica con el rollo de "hay que ver cómo pasa la vida, que se ha ido un año desde que empecé a correr triales" sería una lástima. Porque vengo feliz. Si unes unos compañeros fantásticos, un tiempo de ensueño, un trial de marcaje espectacular, un recorrido amplio, y una moto que te quiere, has echado un día como el que cierro con estas líneas.

Un día para recordar, porque el año que llevo en esto me hace saber que no viviremos muchas carreras donde todo sume. Y aunque faltaban el Bárbaro, Pedro, Manolo, y Nacho247, lo demás ha sido simplemente perfecto. Al menos para los que nos llevamos bien con nuestras parejas.

Porque no sé si tendrán duendes como dice Toño, pero la moto es como la mar. Femenina y singular. Y o hace tu vida mejor, o te putea, según te quiera y la trates. Pero no basta con tratarla bien; o te quiere, o estás jodido. Ya puedes ponerle carburadores modernos, encendidos electrónicos o lo que quieras, que estará como una arpía, esperando agazapada el mejor momento para darte un disgusto.

Digo esto porque siendo hoy la primera carrera del campeonato, aparte de disfrutar como un enano, nos ha tocado ver de todo. Y desde el principio de la carrera. Tanto que llegamos a pensar que penalizábamos por tiempo.

Nada más empezar, entre la primera y la segunda zona, Lallorea se ha encontrado con que su Sherpa ha decidido soltar la bobina del recién estrenado encendido electrónico. Y pese a que hemos tenido que desmontar depósito y asiento para volverla a fijar, no ha habido modo de arrancar la puñetera Bultaco. Además, ese primer parón nos ha costado perder contacto con Manolo Castrillo y David, que venían con José María y conmigo.


En la foto, VTT, Willy y mi menda mirando si Corsino con la bujía Montesa conseguía revivir la Sherpa. Pero no hubo modo. Si soy yo la moto, y me veo a VTT acercándose con una llave fija y a Corsino con una de bujías, y arranco para huir echando virutas.

Único incidente de la primera vuelta. Pero la segunda ha sido un disparate constante. Nada más hacer las primeras dos zonas, nos llama David que se ha quedado sin gasolina, y nos pide que volvamos al paddock a abrir el coche. Vuelta atrás nada más arrancar casi. Menos mal que, como puede verse en la foto, habíamos repuesto potasio convenientemente.



Un tramo después, al llegar a las zonas de agua (preciosas especialmente, dentro de un trial magnífico) una primera Merlín que no conozco ha roto el cable de gas, y le hemos dado a su propietario el cable, un destornillador, alicate y prisionero, sin podernos esperar a que reparase, porque íbamos justísimos. Juraría que es la de la foto.



Dos zonas después otra Merlín con un piloto que se había dado un porrazo. Gracias a los consejos de mis hermanos médicos siempre llevo encima ibuprofeno y paracetamol, con lo que en esa parada tocó hacer de ambulancia.

Unos metros más hacia adelante es Javier Cruz el que tiene problemas con la Sherpa que acaba de estrenar. En este caso, tapón del embrague sacado por la misma maza que se estaba yendo hacia fuera. No pudimos solucionarlo, pero hizo la última zona de la última sin embrague y pudo acabar. Aunque en ese mismo lugar dimos con Miguel, también con el cable de gas roto, al que ya no pude dar repuesto, porque se lo había quedado el de la Merlín.

De locos, vamos. Auténtica sensación de coche escoba. Menos mal que mi moto y yo nos entendemos y no ha hecho más que explicarme con suavidad que sigue sabiendo mucho más de trial de lo que sabrá su dueño nunca.

Eso sí, aún hubo más cosas buenas: estreno de Fili que estaba encantado, reaparición de Manolo después de años, fotos de Quiquerod, y cerramos con un completísimo aperitivo rodeado de amigos. Como dijo alguno de los de la foto, un Domingo así sólo se mejora rematándolo con una siesta en buena compañía.


Como decía mi abuelo: "siempre así, y mejor lo que Dios quiera".

6 comentarios:

  1. Un gran día, sí señor. Y mejor compañía. Empiezo a creer que la 330 también tiene un "rollo" especial conmigo porque a medida que avanzaba el trial iba mejor. Justo lo contrario que con Juan. Y el fin de fiesta tampoco ha estado mal. Un día redondo. Por cierto, enhorabuena por tu victoria, que ambos sabemos que ha sido así. El domingo, Villar del Olmo. Esta vez con la BSA, espero.

    ResponderEliminar
  2. Villar del Olmo será "terra incognita" para mi. Lo cual la hace doblemente apetecible.

    A ver si hoy mismo me saco la licencia nacional y hago la preinscripción.

    La pregunta es ... ¿aguantará el jamón hasta entonces? :-)

    ResponderEliminar
  3. Buena mañana a pesar de los pesares.

    Gracias por adoptarme durante un rato.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti, Pepe. Cuando quieras, para lo que quieras.

    ResponderEliminar
  5. Tanto tiempo sin leerte... buena reentrada, amigo.
    Qué envidia más sana me das, siendo ya un reconvertido al asfalto...
    Felicidades. Aprovecha.

    ResponderEliminar
  6. Villar del Olmo tiene sitio de sobra para sacarle buenas zonas. Casi todo es tierra, si no recuerdo mal. Si es posible me llevo a la abuela. El jamón estará aún mejor, una semana más de curación. Volveremos al pic nic.

    Pepe, nos abandonaste como un mal desodorante. Te perdono por la moto que tienes.

    ResponderEliminar

Como diría Juan Ramón Jiménez, mi troll es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos.

Probablemente no tiene huesos y por eso insulta bajo seudónimo. Pero además de cobarde es tan coñazo que he decidido que sólo me moleste a mi. De tal modo que a partir de ahora me quedo con la exclusiva de leer sus bobadas. Disculpadme el resto que os haga pasar por la "moderación" de vuestros comentarios.